Las aventuras sexuales de un joven con su madura amante, quien disfrutaba al máximo el mañanero. La medianoche nos sorprendió viendo la televisión. Aunque no lográbamos ponernos de acuerdo, la plática era del todo normal y disfrutábamos de una cena frugal, acompañada de una espumeante taza de chocolate caliente. Ella era una experta en su preparación. Continue reading